Evaluación de múltiples modelos

El método de evaluación SCAMPI A v1.3 permite considerar varios modelo de referencia, lo cual puede ser de gran utilidad para organizaciones que por el giro de negocio necesitan cumplimentar prácticas establecidas en varias constelaciones o modelos como People CMM. El beneficio sería que con un proceso de evaluación pueden tener la perspectiva de cumplimiento de los diferentes modelos con el consiguiente ahorro de esfuerzo y costos.
Una de las consideraciones importantes es la determinación de qué prácticas requiere una organización en apoyo a las necesidades de negocio y cuáles son los modelos de referencia que proporcionan el mejor apoyo en ese sentido. En el momento de realizar la evaluación se necesita determinar con precisión el alcance y muestreo para demostrar el cumplimiento de las mismas en cada modelo.

Consideraciones para SCAMPI A multimodelo
La primera consideración tiene que ver con el cumplimiento de los requisitos individuales que exige cada modelo para efectos de una evaluación y describir cada unidad dentro de la organización con respecto al modelo de referencia, considerando los elementos de procesos comunes e independientes para identificar las unidades básicas y funciones de soporte. 
Aquí una organización puede utilizar CMMI DEV para sus proyectos de mantenimiento y considerar CMMI SVC para la atención de las órdenes de servicio, posiblemente comparten elementos de infraestructura comunes pero los procesos se implementan de manera diferente dado que el primero maneja proyectos y el segundo son ordenes de trabajo. Por ello es importante documentar adecuadamente las consideraciones tomadas para determinar los factores de muestreo, ya que pueden ser diferentes para cada modelo, específicas para ciertos modelos o las mismas para todos.
De igual forma se deben establecer los subgrupos dentro la unidad organizativa y las unidades básicas. En ciertos contextos los grupos de medición y análisis, aseguramiento de calidad o gestión de la configuración puede que sean compartidos y sería necesario considerar el traslape de esas funciones para reutilizar la evidencia objetiva obtenida.
Con base en la definición de unidades básicas y funciones de soporte se establece el mapeo de las áreas de proceso, en lo cual se pueden tener evidencias objetivas compartidas o exclusivas dentro del alcance definido para la organización. Que posteriormente deben ser asociadas a cada práctica, de cada área de proceso en su respectivo modelo de referencia.
Finalmente la caracterización de las prácticas debe considerarse independiente para cada modelo de referencia, de tal manera que un área de proceso común en los modelos como PPQA puede tener una caracterización en CMMI DEV y otra para CMMI SVC. En el caso de que la implementación del área de proceso sea la misma se puede tomar la misma caracterización para todos los modelos utilizados. Como resultado la determinación del nivel de capacidad y/o madurez se presenta por separado para cada modelo de referencia, no existe un mecanismo actualmente que permita obtener una calificación combinada.
El uso combinado de los modelos puede ser de gran ayuda para robustecer las prácticas del negocio, siempre y cuando la dinámica de la organización lo justifique. Su aplicación debe ser adecuadamente estudiada y definida para obtener los mayores beneficios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: